Los retos del almacenamiento de objetos: Cloud Object Storage

La digitalización de los negocios y de las infraestructuras que los soportan ha experimentado este 2020 un salto exponencial. Si hace un par de años se estimaba que pasaríamos de un escenario en el que los más de 33 zettabytes (ZB) de datos en circulación crecerían a un ritmo del 61% anual hasta llegar a los 175 ZB en 2025, las consecuencias globales de la pandemia han disparado estas expectativas. Detrás de cada actividad y de sus procesos de transformación existen ingentes cantidades de datos que no dejan de aumentar y que necesitan entornos eficientes para su almacenamiento, gestión y aplicación. Es ahí donde entran los sistemas de almacenamiento de objetos en la nube o COS (Cloud Storage Systems).

Las aplicaciones empresariales han vivido un salto como pocas veces se ha visto en el mundo digital. Utilizamos complejas soluciones de analítica para encontrar patrones en los datos y aplicar soluciones a problemas de negocio. Aplicamos la inteligencia artificial para interpretar la información disponible y, a través del aprendizaje automático o machine learning, evolucionar para dar mejores respuestas. Generamos y distribuimos contenidos multimedia de mayor calidad y de forma masiva a través de streaming a millones de usuarios de manera simultánea. Detrás de todo ello hay datos no estructurados, es decir, información que no puede organizarse según un etiquetado estándar.

La imagen fija, el vídeo en todos sus formatos, el sonido o los documentos escaneados constituyen ejemplos de esta información no estructurada que cada vez es más crítica en todo tipo de sectores. Sanidad, banca y finanzas, entretenimiento… No hay ámbito que no se apoye en este tipo de datos para prestar sus servicios.

Toda esta información se concentra en objetos. Se trata de unidades diferenciadas de datos, que proceden de fuentes muy diversas y no estructuradas. Sin embargo, ni los sistemas convencionales de almacenamiento permiten gestionarlos de la forma adecuada (no están preparados para ello), ni sus necesidades facilitan que sistemas físicos sean los más adecuados para garantizar su integridad y seguridad. La respuesta está en la versatilidad de la nube.

file

Los retos del almacenamiento de objetos

El almacenamiento de objetos en la nube se enfrenta, en estos tiempos, a varios retos inminentes, y soluciones como IBM COS (Cloud Object Storage) dan respuesta a los mismos. Lo describimos a continuación:

1) Fácil acceso y seguridad. A los objetos no es posible aplicarles jerarquías convencionales de archivos o directorios al almacenarlos. Eso implicaría ineficiencia en la recuperación de datos y problemas graves de disponibilidad. Sin embargo, en un sistema en la nube, cada objeto tiene su propia dirección y se accede a él de forma rápida e inmediata. Por otra parte, hablamos de información sensible que requiere de un respaldo y de la realización de copias de seguridad frecuentes. Un sistema en la nube adecuado debe poder ejecutar dichas copias a gran velocidad y contar con el espacio necesario para ello.

2) Disminución de costes. En escenarios con volúmenes de datos que fácilmente alcanzan varios exabytes, contar con una infraestructura física para gestionarlos es cara, tanto por el hardware necesario como por su mantenimiento (energía, actualizaciones). Un entorno cloud disminuye dramáticamente estos costes. Usuarios de IBM COS han experimentado beneficios 3,5 veces superiores a los costes de la solución en un plazo de tres años.

3) Necesidad de trabajar con aplicaciones nativas. Un sistema de estas características no puede funcionar con tecnología propietaria, sino que debe integrarse con aplicaciones de terceros, que manejan y generan esos datos no estructurados. IBM COS no solo dispone de su API nativa S3, sino que también funciona con más de 80 aplicaciones del mercado.

4) Acceso remoto. Es crítico para los usuarios poder gestionar los objetos desde un espacio unificado y, sobre todo, hacerlo con seguridad desde cualquier ubicación. La nube es la clave para ello.

5) Escalabilidad y flexibilidad. IBM COS es capaz de ofrecer servicio desde capacidades iniciales de 72 terabytes hasta varios exabytes. Es más, como se trata de un almacenamiento definido por software (Sofware Defined Storage), los administradores pueden determinar la capacidad que requieren en cada momento en función del análisis del consumo de datos, de forma que utilicen solo lo que precisan.

Marcar la diferencia: IBM COS

En este escenario, IBM COS se ha convertido en la solución de almacenamiento en la nube con mayor número de implementaciones del mundo. Al estar funcionando en sectores de todo tipo, ha demostrado su eficacia en una amplia variedad de situaciones.

Sus características principales son:

* Flexibilidad, para adaptarse a las necesidades de sus clientes. 

Seguridad, para garantizar la integridad de los datos. 

Compatibilidad, porque se integra con la mayoría de las soluciones de backup del mercado. 

Economía, puesto que al ser una solución definida por software y en la nube reduce los gastos en tecnología propietaria. 

 

file

Como conclusión, podemos establecer que el éxito en un proyecto de almacenamiento en la nube requiere de dos elementos: la mejor tecnología del mercado y el partner adecuado para llevar a cabo la implementación. 

 

file

David Moreno - Responsable de Servicios de Infraestructura.

Habiendo cursado estudios de ingeniería en la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha desarrollado su carrera profesional en Seidor, donde lleva más de 18 años liderando proyectos de infraestructuras tecnológicas.

Actualmente es el responsable de servicios de infraestructura (Infrastructure Services CTO).

 

uso de cookies
SEIDOR utiliza cookies propias y de terceros con el objetivo de conocer y medir la actividad en la web, elaborar perfiles de navegación de los usuarios y detectar mejoras. Por ello, te solicitamos tu permiso expreso. Puedes acceder a más información del uso y de configuración de las cookies en nuestra política de cookies pulsando aquí.
aceptar Rechazar
X
contactar