La empleabilidad y el impacto socioeconómico van a determinar el futuro de las entidades de educación superior

Hoy leía un artículo de Xavier Marcet en el que hacía referencia al sobreempacho de indicadores que afloran en las organizaciones derivado de la capacidad de generarlos de una forma relativamente fácil a través de uno sistemas de información orientados a explotar los datos desde diferentes ángulos. Como bien decía, Xavier muchos indicadores, pero quizás unos pocos que son capaces de medir el nivel de cumplimiento del propósito y del impacto en el negocio que perseguimos. Estoy totalmente de acuerdo con ello, y no es diferente en el sector de la educación superior que es donde desarrollo mi actividad profesional.

Después de estar prestando servicios desde diferentes ángulos y perspectivas a más de 100 entidades educativas y escuelas de negocio en un ámbito no sólo estatal, sino también internacional, puedo afirmar que esto es así también en este sector. Muchos indicadores, y cada vez más, requeridos por los departamentos de calidad que efectúan cruces de datos, la mayor parte de ellos requeridos por la administración, como por ejemplo: número de alumnos por curso, y perfil o procedencia de los mismos, segmentaciones por perfiles y áreas geográficas, evaluación o nivel de consecución académica según diferentes ángulos, cruces de datos que relacionan la rentabilidad de un curso o un grado dentro de una institución, o un largo etcétera. 

Y me pregunto. ¿Cuáles de estos indicadores son relevantes para tomar decisiones que ayuden a la institución educativa a definir una hoja de ruta hacia una inevitable transformación?  ¿Nos dan los sistemas de información actuales de educación superior, o están preparados para darnos, los indicadores que deberían tomar la temperatura sobre la capacidad de tener más éxito en el futuro, o bien de medir el riesgo de su subsistencia? 

Son dos preguntas: la primera de carácter estratégico, y una segunda de carácter Tecnológico que viene condicionada por la respuesta a la primera pregunta. 

Respecto a la segunda pregunta, y como dije al principio, de ver sobre el terreno el despliegue de diferentes Arquitecturas y sistemas de Información en más de 100 entidades de educación superior, puedo afirmar que éstos no están orientados a medir los indicadores reales de impacto y de propósito que van a ser requeridos por los Vicerectorados correspondientes para iniciar una transformación de las entidades de educación superior en los próximos años.

file

Puedo afirmar que las áreas de Tecnología de las Universidades, tanto públicas como privadas, y las escuelas de negocio, van a tener que tomar decisiones troncales sobre la Arquitectura de sus sistemas de Información para dar respuesta al negocio, como en su momento fue necesario en el ámbito empresarial, la implantación de Sistemas de Información, o ERP (Enterprise Resource Planning) para gestionar el negocio de las empresas. Se va a ir en búsqueda del HERP (Higher Education Resource Planning) como un conjunto de componentes de sistemas de información, bajo una arquitectura empresarial de referencia orientada al sistema de educación superior, den respuesta real a las necesidades de transformación y de evolución de las entidades de educación superior midiendo datos relevantes de propósito y de impacto.

file

Una muy buena parte del ecosistema actual de los sistemas de información de las entidades de educación superior, tienen todavía desarrollos a medida, o soluciones parciales que dan servicio a los procesos de negocio principales como la captación de estudiantes, la admisión, la matrícula, la gestión docente, la evaluación, o el seguimiento del alumno en la institución y no tienen trazabilidad en el seguimiento de dicho alumno cuando finaliza su relación con la institución. En la mayor parte de dichas instituciones, dicho ecosistema, a menudo, no permite hacer un seguimiento 360ª de la gestión del ciclo de vida de un alumno, que cada vez más va a ser cliente, y al cual deberemos de personalizar más unos servicios para que siga en nuestra institución y consiga los objetivos que persigue. Como comentaba ya en un artículo anterior entender que el alumno es como un cliente es el primer paso que nos determina si nuestros sistemas de información pueden dar respuesta a los requerimientos de negocio. Y mi respuesta es NO (como comenté en mi artículo anterior en este enlace)

En los próximos 5 años, más del 50% de las entidades de educación superior habrán iniciado procesos de auténtica transformación de sus Arquitecturas de sistemas de información. Componentes aparentemente intocables, o cautivos de las propias inercias de las Universidades, en forma de desarrollos a medida, que en su momento se iniciaron para maximizar los recursos internos de la propia Universidad, van a ser transformados porque en buena parte de ello va a depender la subsistencia de las propias entidades en un futuro no muy lejano. Ya lo estamos visualizando en las entidades privadas, y poco a poco va a llegar también en las entidades públicas. Cuando hago esta afirmación no la hago única y exclusivamente por mi visión “tecnológica”  de los Sistemas de información y sus arquitecturas de información de las principales entidades de educación sobre la cual tengo una cierta visibilidad, sino también porque en estos 6 años en Seidor, habiendo creado una división especializada en educación con una propuesta de valor única para atender los retos del sector, he tenido la oportunidad de tener perspectivas desde Rectores y vicerectores de transformación digital a la vez que compartiendo reflexiones con analistas especializados en educación superior y con varios CIOS con una visión estratégica que quisieran anticiparse a la demanda que les va a llegar pero que no disponen ni de los recursos ni del liderazgo institucional para acometer dichos cambios.

Derivado de dicho recorrido y de mis propias reflexiones, estoy convencido que en las hojas de ruta de la transformación digital de dichas organizaciones, indicadores como el nivel de empleabilidad por cursos, estudios, o grados de cada institución determinará una muy buena parte de su competitividad y de prestigio, y por tanto una marca atractiva para captar cada vez más alumnos.  De la misma forma, el impacto social derivado de las investigaciones y publicaciones científicas y el nivel de innovación real con impacto en la economía determinaran a su vez la reputación de una marca atractiva para captar cada vez más fondos para la investigación. 

Simpliquemos indicadores de gestión y vayamos en búsqueda de aquellos que generan auténtico impacto como la mejora de la empleabilidad, o como impactan en la sociedad,  de forma real,  las publicaciones científicas conseguidas por parte de una institución a través de los proyectos y recursos dedicados a la investigación.

file

Indicadores que de todas formas, requieren primero de una definición y una transformación estratégica que va a conllevar una inevitablemente transformación de los sistemas de información y de los departamentos de tecnología de una muy buena parte del sector educativo a escala global, y donde ello va a conllevar un rediseño del presupuesto global de las instituciones, derivando inversiones importantes hacia la parte digital des priorizando otro tipo de partidas tradicionales que van a dejar de tener relevancia.

Algunas instituciones  ya han empezado, y el “Time To market” va a ser también un factor competitivo aunque a día de hoy muchas de estas instituciones no lo vean. 

file

Baptista Borrell 

Director de Educación en Seidor

Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Catalunya y PDD por IESE. La carrera profesional de Baptista se ha desarrollado siempre en el sector de las Tecnologías de la Información, contando con más de 25 años de experiencia pasando por diferentes multinacionales.

En 2014 Baptista se incorpora al Grupo multinacional de empresas Seidor, para crear una división experta en Tecnologías de la Educación, división que dirige no sólo en un ámbito estatal sino también multinacional. A día de hoy, dicha división opera a nivel global en España, Italia y en algunos países de Latinoamérica formando parte de una propuesta global del grupo.

uso de cookies
SEIDOR utiliza cookies propias y de terceros con el objetivo de conocer y medir la actividad en la web, elaborar perfiles de navegación de los usuarios y detectar mejoras. Por ello, te solicitamos tu permiso expreso. Puedes acceder a más información del uso y de configuración de las cookies en nuestra política de cookies pulsando aquí.
aceptar Rechazar
X
contactar