Liderazgo, sostenibilidad, digitalización e innovación: los grandes vectores de la nueva sociedad

Más allá de cubrir las necesidades inmediatas y clásicas de incremento de márgenes, productividad y eficiencia, de un tiempo a esta parte están surgiendo otras inquietudes tales como la capacitación, el bienestar y la aportación de beneficios a la sociedad entre las prioridades de los CXOs. Y se están convirtiendo en los pilares del nuevo liderazgo.

De tal manera que estas prioridades encabezan en la actualidad la agenda de transformación de muchas organizaciones.

Y hay análisis independientes que lo corroboran. Es el caso por ejemplo del estudio “The transformation imperative: Digital drivers in the covid-19 pandemic” elaborado por la Economist Intelligence Unit (EIU), encargado por Microsoft y realizado sobre ocho sectores industriales.

Como una de sus principales conclusiones, quisiera destacar que el 75% de los directivos de estas compañías afirma que la transformación digital debería ir más allá del éxito empresarial, para apoyar mejoras sociales como la apuesta por plantillas más inclusivas, el impulso de la accesibilidad y la lucha contra la huella de carbono y el cambio climático.

Si bien es cierto que en el pasado la adopción de tecnología aportaba resiliencia a las empresas en una serie de métricas, la propia pandemia nos ha cambiado sustancialmente las prioridades.

De tal manera que podemos afirmar hoy por hoy que la digitalización y la sostenibilidad son los dos ejes alrededor de los que podemos y debemos reimaginar el mundo, nuestras organizaciones y con ellas, relanzar la economía.

 

¿Cómo podemos involucrarnos en este proceso?

Sin duda alguna, apostando por tecnologías y servicios coherentes con estos principios.

Como responsable en SEIDOR de las soluciones de negocio basadas en tecnologías Microsoft, me siento muy orgullosa al compartir la idea de que, precisamente la apuesta que nuestros clientes hacen por la nube pública Azure de Microsoft, les acerca a estos objetivos de sostenibilidad.

Un estudio realizado por Microsoft en 2018 bajo el título “Los beneficios en la huella de carbono del Cloud Computing” reveló que usar la plataforma en la nube de Microsoft Azure puede ofrecer hasta un 93 % más de eficiencia energética y hasta un 98 % más de eficiencia en materia de carbono en comparación con las soluciones locales. Lo que pone de relieve  ventajas adicionales de la informática en la nube respecto a las emisiones de carbono, si las comparamos con las infraestructuras on-premise, más difíciles de gestionar en estos parámetros.

Es más. En enero de 2020, Microsoft anunció el mayor compromiso de su historia para trabajar y tratar de paliar la crisis climática. La compañía se comprometió a convertirse en una empresa con emisiones negativas de carbono para 2030. Lo que implica que, para esa fecha, se ha marcado como objetivo eliminar del medio ambiente más carbono del que emite.

No satisfechos con este ambicioso propósito, para 2050 Microsoft prevé anular de la atmósfera todo el carbono que ha emitido desde su fundación en 1975, bien de forma directa o mediante el consumo eléctrico.

Todo esto no sería posible sin marcarse un objetivo paralelo de transparencia. Siguiendo este criterio, Microsoft también ha anunciado un nuevo compromiso de ser transparentes y someter los datos de su informe anual de sostenibilidad a que puedan ser revisados por terceros, como la empresa auditora Deloitte. Y a rendir cuentas sobre el progreso de sus objetivos de sostenibilidad, para que sirvan de factor determinante en la remuneración de los ejecutivos, a partir de su próximo año fiscal. Son medidas audaces sin duda alguna, para involucrar personalmente a toda la compañía.

Termino recordando mis primeras reflexiones. El nuevo liderazgo no sólo es cuestión de innovar y transformar, sino de lograr una sociedad mejor, el bienestar que deseamos para los que nos rodean y para nuestros hijos.

 

Para el equipo al que represento, es un gusto defender proyectos de transformación empresarial también desde esta perspectiva, que demuestra el compromiso real con la sociedad de las tecnologías en las que basamos nuestras soluciones. Y en cierto modo nos hace partícipes en SEIDOR de los logros de nuestros clientes en su apuesta solidaria y firme por la sostenibilidad.

file

Mariel Domínguez González

Directora de la unidad de negocio Microsoft en Seidor

Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología entró en Seidor en el año 2010 como Desarrolladora de Negocio especializada en Software Microsoft.

Tras varios años de experiencia en ventas en el propio fabricante, pasó en 2012 a liderar el equipo de preventa especializado en Software Microsoft, transformándolo, con el paso de los años, en un equipo con un modelo de venta consultiva compuesto por vendedores especializados en proyectos Microsoft y perfiles especializados en Licenciamiento.

Este nuevo modelo permitió a Seidor asentar unos cimientos sólidos sobre los que trabajar, y posicionarse como uno de los socios más estratégicos del ecosistema de Partners de Microsoft. 

uso de cookies
SEIDOR utiliza cookies propias y de terceros con el objetivo de conocer y medir la actividad en la web, elaborar perfiles de navegación de los usuarios y detectar mejoras. Por ello, te solicitamos tu permiso expreso. Puedes acceder a más información del uso y de configuración de las cookies en nuestra política de cookies pulsando aquí.
aceptar Rechazar
X
contactar